ÚLTIMAS RECETAS

CARCAMUSAS

0

Las carcamusas son un plato tradicional y muy popular de la cocina toledana, un rico guiso en el que el principal protagonista es la carne, eso si, acompañada de una salsa melosa y muy, muy sabrosa.

Las carcamusas son un clásico del tapeo de la ciudad de Toledo y se suelen servir como tapa en sus bares, a veces acompañados de unas patatitas fritas y, como no, con una buena rebanada de pan, imprescindible para disfrutar de su deliciosa salsa

carcamusas toledanas

Carcamusas toledanas: INGREDIENTES

  • 800 gr de carne de cerdo troceada (por ejemplo magro)
  • 400 gr de tomate natural triturado
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • laurel
  • 1 guindilla (opcional)
  • 75 gr de guisantes
  • 150 gr de chorizo
  • 150 gr de jamón
  • 175 ml de vino blanco
  • 400 ml aprox. de caldo de carne
  • sal y pimienta
  • aceite de oliva

Videoreceta de carcamusas:

CARCAMUSAS toledanas | RECETA tradicional y deliciosa

Puedes ver el video en mi canal de Youtube, así podrás comentar o preguntarme tus dudas, suscribirte o ver más videorecetas del canal.

Receta de carcamusas de Toledo: como se hacen

1Antes de nada, debemos arreglar la carne. La utilizaremos cortada en tacos, puedes pedirle a tu carnicero que te la trocee y, una vez en casa, retirar los restos de grasa que pueda tener, limpiarla y secarla muy bien. Ahora ya podemos condimentarla, le añadiremos sal y pimienta al gusto por ambas caras.

2Nos vamos al fuego y, en una cazuela amplia, ponemos a calentar un buen chorro de aceite de oliva. Si queremos darle el punto picante al guiso, añadiremos ahora la guindilla o guindillas, la cantidad al gusto, la sofreímos durante unos minutitos al fuego, y la retiramos justo antes de incorporar la carne.

3Con el aceite bien caliente ponemos ahora en la cazuela los trozos de carne. A fuego fuerte, los cocinaremos apenas unos minutos, solo queremos sellarlos y que la carne no pierda sus jugos, así que la saltearemos hasta que los trocitos estén dorados por fuera. Los sacaremos a un plato y los reservaremos mientras vamos preparando el resto de la receta.

4 Seguiremos cocinando en este mismo aceite para aprovechar todo el sabor que nos ha dejado la carne, así que bajaremos el fuego e incorporaremos la cebolla troceada. Dejaremos que se poche durante un par de minutos e incorporaremos a continuación los dientes de ajo, picados finitos, y la hoja de laurel. Cocinaremos todo junto, a fuego suave, durante unos minutos, hasta que veamos que la cebolla va a empiezar a estar tierna, pero aún no está cocinada del todo.

En ese momento añadiremos el chorizo troceado y saltearemos todo junto unos minutitos más, ahora si, hasta que la cebolla está bien tierna.

5Volveremos a poner de nuevo en la cazuela los trocitos de carne, los mezclaremos bien con el sofrito y regaremos todo con el vino blanco. Aprovecharemos para desglasar el fondo de la cazuela, rascándolo con la cuchara y, a fuego vivo, cocinaremos un par de minutos, hasta que se evapore el alcohol.

6Incorporamos ahora el tomate natural triturado, mezclamos de nuevo, y dejamos que el tomate suelte todo su líquido.

En cuanto empiece a reducir agregamos también el jamón en taquitos y, por último, cuando el jamón cambie de color, añadimos el caldo de carne, unos 350 ó 400 ml, la cantidad necesaria para que justo se empiecen a cubrir los trocitos de carne.

7Subimos el fuego hasta que el caldo rompa a hervir, en ese momento bajamos a fuego medio suave y dejamos que cueza todo junto, desespumando de vez en cuando y añadiendo más caldo si el líquido se reduce demasiado.

Debemos cocer el guiso hasta que la carne esté bien tierna, el tiempo total de cocción dependerá del tipo de carne que utilices y del tamaño de su corte, en mi caso estuvo en total unos 50 minutos cociendo y, unos 8 minutos antes de terminar la cocción, cuando la carne estaba ya casi hecha, añadí los guisantes para finalizar el guiso.

8Y Ya tenemos nuestras carcamusas listas para servir, ahora, un buen pedazo de pan y a disfrutar!!

carcamusas receta

Consejos y otras opciones de preparación:

Y si te gustan este tipo de recetas de carne, al estilo tradicional, te recomiendo también esta receta de estofado de ternera, una delicia para el paladar!!. 

ESTOFADO DE TERNERA , un recetón sencillo, económico y DELICIOSO

PASTEL DE CALABACÍN

Este pastel de calabacín es una receta muy vistosa, resultona y también muy fácil, con poco más que mezclar ingredientes conseguimos un pastel de los que llaman la atención y que está realmente bueno, no hay más que ver su interior para imaginarse lo jugoso y rico que queda.

Y es que para mi, sin duda, lo mejor de este pastel salado es su textura, es muy suave y sabrosa, tanto, que invita a no dejar ni una miga.

pastel de calabacin

Pastel de calabacín : Ingredientes

  • 1 ó 2 calabacines (aprox 480 gr)
  • 4 huevos grandes
  • 275 gr de harina
  • 150 ml de leche evaporada
  • 150 gr de queso crema
  • 45 gr mozarella rallada
  • 45 gr queso semicurado en daditos
  • 75 gr de jamón de york en daditos
  • 75 gr de beicon en tiras
  • 55 ml de aceite de girasol
  • 15 gr de levadura o polvo de hornear
  • sal y pimienta

Videoreceta de pastel de calabacin al horno:

PASTEL DE CALABACÍN, jamón y queso, extra tierno y jugoso

Puedes ver el video en mi canal de Youtube, así podrás comentar o preguntarme tus dudas, suscribirte o ver más videorecetas del canal.

Como hacer pastel de calabacín: RECETA paso a paso

1Empezaremos preparando el calabacín para el relleno. Lo utilizaremos con la piel, así que debemos lavarlo muy bien y, una vez que lo tengamos limpio y seco, le retiraremos las puntas y pasaremos a trocearlo.

Yo suelo hacer dos tipos de corte, para la parte superior del pastel rallo un pedazo de calabacín, no mucho, simplemente una tiras para adornar, y el resto lo corto en daditos no muy grandes, de un tamaño similar a los daditos de jamón de york que también utilizaremos.

2Vamos a saltear un poco el calabacín, así que ponemos a calentar una cazuela con un chorrito de aceite. Cuando esté bien caliente echamos los dados de calabacín y, a fuego fuerte, los cocinamos unos minutitos. La idea no es cocinarlos del todo, simplemente queremos evitar que luego el calabacín nos suelte exceso de agua en el horneado. En cuanto veamos que empiezan a cambiar de color, cortamos el fuego, los retiramos y los dejamos enfriar unos minutitos.

3Mientras enfría el calabacín iremos mientras preparando la masa del pastel de calabacín, una masa super fácil y rápida de hacer. Para ello, pondremos en un bol amplio los huevos, la leche evaporada, el aceite de girasol, y el queso crema, que preferiblemente debe estar a temperatura ambiente, y añadiremos sal y pimienta al gusto.

Batiremos todo a baja velocidad, durante unos minutos, hasta que tengamos una mezcla bastante fina. Agregaremos ahora la harina y la levadura, tamizándolas, y mezclaremos: primero incorporamos un poco la harina a la mezcla sin encender la batidora y luego, a baja velocidad, terminaremos de integrarla, debemos de batir hasta tener una masa homogénea y sin ningún grumo.

4 Añadiremos además a la masa los daditos de calabacín que habíamos salteado y que ya estarán fríos, el jamón de york y parte de las tiras de beicon, reservaremos unas poquitas para la parte superior del pastel. Por último incorporaremos los daditos de queso semicurado y la mozarella rallada, también aquí podemos reservar una pequeña parte para después.

Con la ayuda de una lengüeta o una cuchara mezclaremos bien, los ingredientes deben quedar cubiertos por la masa y bien repartidos.

5Ya tenemos la masa del pastel lista para pasar al molde. En mi caso utilizaré un molde en forma de corona de 24 cm de diámetro, pero, por supuesto, se puede utilizar cualquier molde de dimensiones similares. Para facilitar luego el desmoldado, te recomiendo que lo engrases con un aceite de girasol, spray desmoldante o que lo forres con papel de hornear.

6Solo nos quedará poner la masa en el interior del molde, reorganizar un poquito el relleno para quede bien repartido y finalizaremos repartiendo en la superficie las tiras de calabacín, el beicon y el queso rallado que habíamos reservado, ¡preparado para meter al horno!

7El horno debe estar precalentado y hornearemos nuestro pastel de calabacín a 180ºC, calor arriba y abajo, durante unos 50 minutos aproximadamente.

Como seguro que sabes, cada horno es un mundo, estos tiempos y temperaturas pueden variar, así que lo mejor es siempre asegurarse de que el pastel está bien cocido haciendo la prueba del palito, introdúcelo en el pastel y comprueba que sale limpio.

8Una vez cocinado, lo sacaremos del horno y lo dejaremos reposar sobre una rejilla para que enfríe y podamos desmoldarlo sin que se rompa. Y solo nos queda ver como ha quedado por dentro, super tierno y jugoso, no dejes de probarlo!!

pastel de calabacin con jamon y queso

Consejos y otras opciones de preparación:

Prueba a cambiar el relleno del pastel y combinar ingredientes a tu gusto, así tendrás distintas versiones para presentar en diferentes ocasiones.

Y si te gusta el calabacín, te recomiendo también mi receta de rollitos de calabacín con relleno cremoso de jamón y queso, también super fáciles y vistosos, o estos calabacines al horno, con un punto crujiente en su gratinado que sorprende y conquista a quien lo prueba:

CALABACÍN al horno gratinado, si lo pruebas, repetirás!!

QUESADILLAS

Fáciles, rápidas y muy, muy ricas, las quesadillas son una de esas recetas comodín que gustan a todos y se adaptan a todas las ocasiones, son ideales para servirlas en una cena, quedan deliciosas para el picoteo e incluso podemos presentarlas como un original aperitivo.

Otra de sus ventajas, que podemos rellenarlas a nuestro gusto, admiten en su interior carnes, verduras.. mil y una combinaciones de ingredientes y sabores. Yo, en este caso, te traigo las dos que más me gustan, las quesadillas de pollo, jamón y queso y las quesadillas de carne, dos recetas muy sabrosas y completas, de hecho, son una de las cenas preferidas en casa 😋😜

QUESADILLAS : Ingredientes

para la receta de quesadillas de carne:

  • 5 tortitas de trigo
  • queso al gusto
  • 325 gr de carne picada
  • media cebolleta
  • pimiento rojo y verde
  • 2ó3 cucharadas de salsa de tomate
  • sal, pimienta y aceite

para la receta de quesadillas de pollo:

  • 5 tortitas
  • queso al gusto
  • 5 lonchas de jamón de york
  • una mitad de pechuga de pollo
  • sal, pimienta y aceite

Videoreceta de quesadillas:

QUESADILLAS, mis dos RECETAS preferidas

Puedes ver el video en mi canal de Youtube, así podrás comentar o preguntarme tus dudas, suscribirte o ver más videorecetas del canal.

Recetas de QUESADILLAS: como se hacen

QUESADILLAS DE CARNE:

quesadillas de carne

1Empezaremos preparando el relleno, así que pondremos a calentar una sartén con un buen chorro de aceite. Cuando ésta coja temperatura incorporamos media cebolleta, muy picadita, y la mezcla de pimientos. Yo los pongo también muy picaditos, me gusta que en el relleno predomine la carne, pero si prefieres, puedes añadir los pimientos cortados en dados o tiras.

Agregaremos también un poco de sal para que suden las verduras y dejaremos que se pochen durante unos minutos, hasta que estén tiernas, y justo antes de que vayan a empezar a tostarse, incorporaremos también la carne a la sartén. La cocinaremos a fuego medio fuerte, moviéndola e intentando separarla para que quede lo más suelta posible.

En cuanto veamos que ha cambiado de color la condimentamos con sal y pimienta, le añadimos unas cucharadas de salsa de tomate y, una vez que tengamos todo bien integrado, retiraremos la sartén del fuego y pasamos a preparar las quesadillas.

2Utilizaremos una sartén antiadherente y, antes de hacer la primera quesadilla, la engrasaremos muy ligeramente, simplemente repartiremos una gotita de aceite por la superficie. Ahora fuego medio y, cuando la sartén esté caliente, incorporaremos la tortita. Sobre ella, iremos poniendo el relleno.

Como vamos a utilizar solo una tortita por quesadilla, debemos colocar el relleno sin pasarnos de la mitad, para luego poder doblarla. Pondremos primero una capa de queso, a continuación agregamos parte de la carne que acabamos de preparar, y cubrimos de nuevo con queso, una ración generosa.

Ahora, en cuanto la tortita esté tierna para poder manejarla, la doblaremos sobre el relleno y, cuando la quesadilla ya esté dorada por la parte de abajo, le daremos la vuelta para dorarla también por esta otra parte. Enseguida estará lista, así que en unos minutitos la retiraremos del fuego y seguiremos preparando el resto de las quesadillas. Con ellas ya cocinadas, solo nos queda cortarlas a la mitad y servirlas cuanto antes.

QUESADILLAS DE POLLO, jamón y queso:

quesadillas de pollo

1Lo primero será filetear el pollo. Con la pechuga bien limpia y seca iremos haciendo filetes, no muy finos, lo ideal es que sean ligeramente gruesos para que luego el pollo nos quede jugoso.

Nos vamos al fuego y ponemos a calentar una sartén con un hilo de aceite de oliva. En cuanto esté bien caliente, incorporaremos los filetes de pollo salpimentados y los cocinaremos, a fuego medio fuerte. Debemos cocinarlos solo unos minutitos por cada lado, lo justo para que se doren por el exterior.

Cuando los filetes de pollo estén dorados por ambas caras, los sacaremos a un plato y, en cuanto hayan templado un poco, los trocearemos en tiras o en tacos, como más nos guste.

2Para cocinar la quesadilla, igual que antes, fuego medio, sartén caliente, y colocamos en ella la tortita. Cubrimos toda la superficie con una loncha de jamón de york y ahora, solo en la mitad, ponemos una capa de queso, sobre ella el pollo troceado y, finalmente, queso de nuevo. Doblamos la tortita y cocinamos unos minutitos por cada lado, hasta que la tengamos tostada a nuestro gusto.

Listas las quesadillas, las partiremos en dos y las serviremos enseguida.

Consejos y otras opciones para hacer quesadillas

Como te decía al principio, los rellenos para quesadillas pueden ser de lo más variado, no dudes en adaptarlos a tus gustos o aprovecha restos de pollo u otros alimentos que te hayan ido quedando en el frigorífico o congelador. Puedes también variar el queso, nos sirve cualquiera que sea fundente y puedes ponerlo en lonchas, rallado o en trocitos.

Y, antes de irme, recomendarte esta receta de alitas de pollo al limón, es muy fácil y bastante rápida, y otra de las cenas que también triunfan en casa, ¡no te la pierdas!: 

Alitas de POLLO AL LIMÓN , ¡me encanta esta SALSA!

BERENJENAS RELLENAS, mis recetas favoritas

0

Las berenjenas son una de las verduras más consumidas en casa, un alimento sano y muy versatil que nos permite cocinarlo y presentarlo de mil formas distintas.

Aunque suelo variar bastante la forma de elaborarlas, creo que las berenjenas rellenas son uno de los platos más repetidos y cocinados en casa, y es que horneadas, rellenas y gratinadas es como a mí más me gustan, es mi forma preferida de comerlas, me encantan!!

Como te decía antes, las berenjenas son muy versátiles, su carne es muy sabrosa y admite combinaciones con múltiples y variados ingredientes, podemos perfectamente adaptar el relleno a los gustos del consumidor. Yo te dejo las cuatro recetas de berenjenas rellenas que más nos gustan en casa, como puedes ver, las hay de todo tipo y para todos los gustos, ¿te animas a probarlas?

1. BERENJENAS RELLENAS de jamón

berenjenas rellenas

Sin duda, esta es mi receta de berenjenas preferida. La elaboración es bastante sencilla y, aunque no utilizo bechamel para cocinarlas, las berenjenas quedan con un relleno muy jugoso, cremoso y rico.

Además, en esta receta te explico algún truquillo para conseguir que éste sea un plato delicioso, pero también ligero y con pocas calorías.

2. BERENJENAS RELLENAS de atún

berenjenas rellenas al horno

Estas berenjenas con atún son una receta de lo más completa ya que, a la vez, vamos a presentar en el plato pescado, verdura y queso, una combinación deliciosa y perfecta para que, hasta los que más se resisten a las verduras, disfruten de ellas.

Con ingredientes sencillos y económicos conseguimos un plato de 10 y que podemos presentar como primer plato o como plato único y es que estas berenjenas acompañadas de una buena ensalada son un plato único perfecto!!

3. BERENJENAS RELLENAS DE CARNE

berenjenas rellenas de carne

Esta es otra manera muy sabrosa de rellenar las verduras, un clásico que no falla y una apetitosa forma de consumir berenjenas. desde mi punto de vista, esta es una receta que no puede faltar en ningún recetario, con un buen sofrito e ingredientes de calidad y bien frescos, ésta es una receta estrella y con la que siempre se triunfa.

4. Milhojas de BERENJENAS rellenas de JAMÓN Y QUESO

berenjenas rellenas jamon y queso

Esta es una receta muy fácil y rápida, además de una forma original y distinta de presentar y rellenar las verduras.
Combinaremos las berenjenas con jamón y queso, acompañaremos estas milhojas con una salsa de tomate, y le incorporaremos un gratinado crujiente, ¿quién puede resistirse a probarlas?

ALBÓNDIGAS DE MERLUZA en salsa

0

Las albóndigas de merluza son una forma distinta, original y muy rica, de comer pescado, un plato lleno de sabor y con la la esencia de las recetas de toda la vida.

Esta manera de cocinar el pescado, en forma de albóndigas, hace que éste sea un plato muy vistoso, ideal para que los niños, o las personas a las que les da un poco de pereza comer pescado, se animen a consumirlo.

Además, te recomiendo especialmente la salsa que acompaña a este guiso marinero, y que, por supuesto, prepararemos de forma totalmente casera. Toma buena nota de ella porque está realmente deliciosa y puedes utilizarla en otras muchas elaboraciones o recetas de pescado.

albondigas de merluza

Te explico, PASO A PASO, como preparar esta receta, empezamos ya con la lista de ingredientes!!

Albóndigas de merluza: Ingredientes

  • 600 gr aprox. de merluza
  • cabeza y espina central del pescado
  • 8 – 10 langostinos
  • puerro
  • 2 hojas de laurel
  • 75 gr de miga de pan
  • 100 ml de leche
  • 1 huevo
  • perejil
  • 1 cebolla pequeña
  • harina (para rebozar+ 2 cucharaditas para la salsa)
  • 2 dientes de ajo
  • 2 ó 3 cucharaditas de salsa de tomate
  • 125 ml de vino blanco
  • aceite y sal

para el majado:

  • unas hebras de azafrán
  • 15 gr de almendras
  • 1 diente de ajo
  • perejil picado

Videoreceta de ALBÓNDIGAS de merluza en salsa

ALBÓNDIGAS DE MERLUZA, en salsa y con MUCHO SABOR 😋

Puedes ver el video en mi canal de Youtube, así podrás comentar o preguntarme tus dudas, suscribirte o ver más videorecetas del canal.

Receta de albóndigas de pescado: paso a paso de la elaboración

1Empezaremos preparando el caldo o fumet de pescado y, para ello, pondremos en una cazuela la cabeza y la espina central del pescado, un trozo de puerro y un par de hojitas de laurel. Cubrimos con agua, como 2 litros y medio aproximadamente y añadimos también un poco de sal. Encendemos al fuego y, en cuanto el agua rompa a hervir, desespumamos y dejamos cocer todo junto, a fuego medio- suave, durante unos 20 minutos. Pasado este tiempo retiraremos la cazuela del fuego y colaremos el caldo.

2Para preparar la masa de las albóndigas, lo primero será poner en remojo la miga de pan. La pondremos en un bol amplio, le añadiremos la leche y moveremos bien para que se empape en ella. Dejaremos reposando para que se ablande mientras limpiamos y troceamos el pescado

3Con el pescado, antes de nada lo limpiaremos y secaremos bien, retiraremos las espinas que puedan haber quedado, así como la piel y lo trocearemos en pedazos muy pequeñitos. Si lo prefieres, puedes picarlo en picadora, aunque a mi, particularmente, me gusta más la textura que queda con el corte a cuchillo.

4 Cuando tengamos todo el pescado troceado, lo pasaremos a un plato hondo o fuente y añadiremos sal al gusto, la miga de pan, que ya estará blandita, perejil muy picado y un huevo. Ahora mezclaremos muy bien, hasta que se integren todos los ingredientes uniformemente. Debe quedarnos una masa jugosa, pero sin líquido y manejable, así que si es necesario podemos rectificar y añadir leche o pan rallado para conseguir una buena consistencia.

5Ahora iremos cogiendo porciones de masa, les daremos la forma de bolita y las pasaremos bien por harina.

Nos vamos al fuego y ponemos a calentar abundante aceite. En cuanto esté bien caliente incorporamos las albóndigas y las freímos, a fuego medio, hasta que estén doraditas por todos los lados. Cuando las tengamos doradas, las sacaremos a un plato con papel absorbente y las reservaremos mientras preparamos la salsa.

6Para elaborar la salsa, lo primero será hacer un buen sofrito. Calentamos aceite en una cazuela, y ponemos a pochar en ella la cebolla troceada bien finita. La dejamos un par de minutos, añadimos también un par de dientes de ajo muy picaditos y agregamos una pizca de sal. Dejaremos que vayan cocinando poco a poco, a fuego suave y aprovecharemos este tiempo para preparar el majado.

7Para el majado pondremos en un mortero unas hebras de azafrán y las machacamos hasta dejarlas molidas. A continuación incorporamos el diente de ajo pelado y un poco de perejil y machamos de nuevo. Por último añadimos las almendras, trituramos todo con el mortero, hasta dejarlo bien fino y le añadimos también un poquito del caldo de pescado que habíamos preparado para diluirlo.

8 En cuanto la cebolla esté cocinada y tierna agregamos a la cazuela la salsa de tomate. La integramos en el sofrito y, a continuación, añadimos la harina, dos cucharaditas más o menos. A fuego suave, cocinamos todo junto durante 2 ó 3 minutos más y regaremos con el vino blanco. A fuego vivo y moviendo para que que no se nos pegue, dejamos que se reduzca el alcohol.

Por último incorporamos el caldo de pescado, unos 300 ml aproximadamente, no te preocupes por el caldo que sobra, que lo podemos congelar y utilizar en otras preparaciones como por ejemplo en sopas, salsas o arroces. Mezclaremos caldo y sofrito hasta que la harina se haya disuelto por completo y añadiremos también a la cazuela el majado que tenemos preparado.

9Ya solo nos queda poner de nuevo las albóndigas de pescado en la cazuela y lo haremos en cuanto la salsa rompa a hervir. Las dejaremos que cuezan a fuego no muy fuerte durante 5 minutos y, pasado este tiempo, comprobaremos el punto de sazón y el espesor de la salsa (Si es necesario podemos incorporar un poco más de caldo). Finalizaremos el guiso añadiendo unos langostinos pelados y cocinando todo junto 3 minutitos más.

Ahora apagaremos el fuego y dejaremos que el guiso repose un poco antes de servirlo, esto hará que la salsa termine de espesar y se aúnen más los sabores.

albondigas de pescado

Consejos y otras opciones de preparación de las albóndigas:

  • Puedes utilizar el corte de la merluza que más te guste o variar el tipo de pescado, no dudes en utilizar cualquier pescado blanco que te haya quedado en el congelador. También, si prefieres puedes añadir los langostinos picaditos en la masa de las albóndigas, en vez de incorporarlos enteros en la salsa.
  • Y si te gustan los guisos marineros sencillos y de los de repetir, no puedes perderte mi receta de patatas con calamares, la salsa de este guiso es una delicia!!
Receta de PATATAS con CALAMARES, ¡este caldo está increíble!😋😋

Pasta con pollo y salsa muy cremosa

0

Hoy cocinamos pasta con pollo, acompañada de una deliciosa salsa de textura suave y muy cremosa, una combinación irresistible!!

Esta es, además, una receta muy completa, en el mismo plato pondremos pasta y carne, así que perfectamente podemos servirlo como plato único, o queda también perfecto acompañando, por ejemplo, a una ensalada.

PASTA CON POLLO CREMOSA

Te explico, PASO A PASO, como preparar esta receta, empezamos ya con la lista de ingredientes!!

Pasta con pollo : Ingredientes

  • 350 gr de pasta fresca (en mi caso, tagliatelle)
  • 1 pechuga entera de pollo (dos medias pechugas)
  • media cebolla
  • 20 gr de harina
  • 250 ml de caldo de pollo
  • 325 ml aprox. de leche
  • queso rallado al gusto (parmesano o mozarella)
  • perejil fresco
  • sal y pimienta
  • aceite de oliva

Vídeoreceta de pasta con pollo:

PASTA CREMOSA CON POLLO #shorts #cortos

Receta de pasta cremosa con pollo: paso a paso de la elaboración

1Empezaremos limpiando y fileteando el pollo. Una vez que tengamos la pechuga bien limpia y seca, la haremos filetes. Lo ideal es hacer filetes no muy finos, ligeramente gruesos, para que luego podamos marcarla y que quede jugosa por dentro. Una vez que tengamos los filetes, los salpimentaremos al gusto por ambas caras.

2Nos vamos al fuego y ponemos a calentar una cazuela con un buen chorro de aceite de oliva, el aceite debe cubrir el fondo. Con el aceite bien caliente, incorporamos las filetes de pollo y los cocinamos a fuego medio fuerte, solo unos minutitos por cada lado, lo justo para que se doren por el exterior.

Cuando los tengamos doraditos a nuestro gusto, los sacamos a un plato. En cuanto hayan enfriado un poquito los troceamos a nuestro gusto, en tiras o tacos. Reservamos mientras cocinamos la salsa.

3Seguimos cocinando en la misma cazuela donde hemos marcado el pollo. Añadimos en ella la cebolla, que habremos troceado muy finita, así como los dientes de ajo, que deben estar también bien picaditos. Cocinamos todo a fuego suave, hasta que veamos que están tiernos pero sin que lleguen a tostarse.

4 Añadimos ahora la harina a la cazuela. Movemos y dejamos un par de minutos al fuego. Incorporamos a continuación los líquidos, poco a poco y moviendo continuamente con las varillas para que no se formen grumos: primero añadimos el caldo de pollo y luego la leche. A fuego suave, cocinaremos durante unos minutos, hasta que la salsa haya espesado ligeramente.

5Añadimos perejil recién picado a la salsa, cocinamos un par de minutos más y comprobamos el punto de sazón, para corregirlo si es necesario. Ponemos de nuevo el pollo troceado en la cazuela (y añade también el jugo que haya soltado en el plato). Movemos para que se integre en la salsa.

6Por otra parte, en otra cazuela, coceremos la pasta. Ponemos unos 3,5 litros de agua con sal al fuego y, en cuanto rompa a hervir, incorporamos la pasta. Ahora debemos seguir las indicaciones del fabricante en cuanto a los tiempos de cocción (en mi caso, 3 minutos) y dejar la pasta al dente, no pasarnos de cocción.

7Una vez que tengamos la pasta cocida, la iremos sacando y pasando a la otra cazuela en la que tenemos la salsa. A fuego suave, mezclamos bien para que se impregne de la salsa y retiramos enseguida del fuego.

Debemos servir la pasta en caliente, acompañada de queso rallado, parmesano, mozarella o cualquier queso que nos guste.

Consejos y otras opciones de preparación de la pasta:

Antes de incorporar la pasta, la salsa debe estar cremosa y muy ligeramente consistente, ten en cuenta que, al ir enfriando, se asentará y ganará en espesor. En cualquier caso, si te ha quedado demasiado espesa puedes corregir su punto añadiendo un poco más de leche o un poco del agua de cocción de la pasta.

Y si te gusta la combinación de pasta y pollo, te recomiendo también esta receta de lasaña de pollo con jamón y queso que solemos preparar mucho en casa, no puede estar más rica!!!!! 

Receta de LASAÑA DE POLLO con jamón y queso, ¡no puede estar más rica!