La tarta mousse de limón que os traigo hoy es una variación de la tarta de lima limón que ya tengo publicada (receta aquí) , con alguna pequeña modificación para que tenga aún más sabor a limón y quede con la textura suave y super cremosa que caracteriza a las tartas mousse.

 
Muy fresquita y apetecible, aunque yo la he preparado con base de bizcocho, al final de la receta explico también como hacerla con la tradicional base de galletas, por si te gusta más prepararla así o, simplemente, no quieres encender el horno para preparar tu tarta mousse de limón.

 

Como hacer tarta mousse de limón: los ingredientes

    para la base:

  • 2huevos
  • 60 gr de azúcar
  • 60 gr de harina
    para el almíbar de limón

  • 100 ml de agua
  • 35 gr de azúcar
  • 15 ml de zumo de limón
    para la mousse:

  • 250 gr de queso crema
  • 500 ml de nata
  • 150 gr de azúcar
  • el zumo de 2 limones grandes y la ralladura de 1
  • 6 hojas de gelatina
    para la cobertura:

  • 1 sobre de gelatina sabor limón
  • una rodaja de limón
  • gominolas de colores

 

Como hacer tarta mousse de limón : la elaboración

  • Empezaremos preparando el bizcocho: En un bol trabajamos los huevos con el azúcar. Los batimos bien con la ayuda de las varillas eléctricas hasta conseguir una mezcla blanquecina y cremosa . A continuación tamizamos e incorporamos la harina y movemos con la ayuda de una cuchara de madera y con movimientos envolventes hasta que esté bien integrada y no haya grumos.
  • Engrasamos un molde desmontable y vertemos la mezcla. La introducimos al horno precalentado, a 180º hasta que el bizcocho esté listo (en mi horno son solo 10 minutos). Sacamos del horno y dejamos enfriar.
  • Preparamos ahora el almíbar de limón: en un bol apto para microondas ponemos el agua junto con el azúcar y metemos al micro hasta que el azúcar se haya disuelto. Sacamos, dejamos entibiar ligeramente, añadimos el zumo de limón y mezclamos.
    Con la ayuda de un pincel mojamos el bizcocho con el almíbar de limón que hemos preparado. No hay que mojar en exceso, lo justo para que quede jugoso pero no se deshaga.
  • Pasamos ahora a preparar la mousse de limón:
    ponemos las hojas de gelatina a hidratar, cubriéndolas con agua fría.
    Montamos la nata bien firme con 100 gr de azúcar y la reservamos en la nevera.
    En un bol mezclamos la crema de queso con el resto del azúcar y la ralladura de limón.
    En una cazuela ponemos al fuego el zumo de los limones. Cuando la gelatina esté hidratada la escurrimos y la incorporamos a la cazuela justo en el momento en que el zumo rompa a hervir. Apagamos el fuego y movemos hasta que la gelatina quede bien disuelta. Dejamos templar ligeramente y la añadimos a la mezcla de queso y azúcar. Movemos de nuevo.
    Incorporamos ahora la nata reservada y mezclamos, procurando hacer movimientos envolventes para que no se baje.
    Volcamos la mezcla encima del bizcocho que tenemos en el molde y metemos en el frigo hasta que cuaje.
  • Solo queda preparar la cobertura. Cada marca de gelatina es distinta, así que las cantidades de agua a añadir dependen del fabricante. Yo utilizo gelatina Royal: caliento 250 ml de agua y cuando rompe a hervir retiro del fuego y mezclo con el paquete de polvos. Dejo entibiar y vierto con cuidado sobre la tarta.
    Volvemos a meter en la nevera hasta que cuaje de nuevo.
  • Decoramos con unas rodaja finita de limón y trocitos de gominolas de colores y ya tenemos lista nuestra tarta mousse de limón.

   

Consejos de preparación:

  • Si no quieres encender el horno, prueba a hacer la tarta mousse de limón con una base de galletas trituradas: tritura 190 gr de galletas tipo Digestive con una picadora o un robot de cocina.
    Funde ligeramente 90 gr mantequilla en el microondas y, en un bol, júntala con las galletas trituradas. Mezcla con las manos hasta que te quede bien repartida. Pon esta mezcla en la base del molde, y aplasta y extiende hasta que quede cubierta la base. Es importante que quede compacta, así que hay que presionar bien, sobre todo en los bordes.
  • Es importante que la nata esté bien firme para conseguir una textura muy cremosa. Métela unos minutos en el congelador antes de montarla, de esta forma te montará mucho mejor.
  • Como casi todas las tartas tipo mousse o que llevan gelatina, la tarta mousse de limón está más rica de un día para otro. Si puedes, prepárala con antelación.
  • Para que esté aún más fresquita, mete la tarta unos minutos en el congelador antes de servirla

 

3 Comentarios

¿Me dejas un comentario?