almejas en salsa

Esta receta de almejas en salsa me trae muy bonitos recuerdos, ya que mi madre solía prepararla algunos domingos y en ocasiones especiales, le quedan espectaculares!!

Su secreto para que le queden tan ricas, utilizar mantequilla en vez de aceite de oliva, hacer un sofrito muy lento y, por supuesto, almejas de buena calidad. El resultado es realmente delicioso, os cuento como se preparan estas almejas, pero eso si, tener preparada una buena rebanada de pan para mojar en la salsita!!

 

Receta de almejas en salsa: los ingredientes

  • 1 Kg de almejas
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 cebolla pequeña o media grande
  • 2 ó 3 dientes de ajo
  • mantequilla (unos 40 gr aprox.)
  • 1 cucharada de harina
  • 1 hoja de laurel
  • perejil recién picado
  • sal gruesa y fina
  • agua
  •  

    almejas en salsa

    Receta de almejas en salsa: la elaboración

    1

    Lo primero que tenemos que hacer es eliminar bien la tierra de las almejas. Para ello las colocamos en un bol amplio, con agua fría y sal gorda. Las dejamos en remojo para que suelten la tierra, cambiando el agua de vez en cuando. Pasadas 2 ó 3 horas las sacamos del bol y las lavamos bajo el grifo de agua fría para terminar de limpiarlas, deshechando las almejas que estén rotas.


    2

    Pasamos las almejas a una cazuela, junto con medio vaso de agua y una hoja de laurel , tapamos y dejamos unos minutos al fuego, lo justo para que se abran las almejas. Retiramos las almejas (quitamos las que no se hayan abierto) y pasamos el caldo de cocción por un colador, luego lo utilizaremos para hacer nuestra salsa.


    3

    Picamos muy fina la cebolla y la ponemos a pochar, a fuego muy suave, en una cazuela en la que habremos derretido la mantequilla. Cuando lleve un par de minutos añadimos el ajo, también muy picado, y seguimos pochando hasta que estén tiernos y transparentes.


    4

    Incorporamos una cucharada de harina, removemos y dejamos un par de minutos en el fuego, sin que llegue a tostarse. Regamos con el vino blanco y subimos el fuego hasta que se evapore el alcohol. Incorporamos el caldo de las almejas que habíamos reservado y perejil recién picado. Movemos y cocinamos un poquito, hasta que se ligue la salsa y haya alcanzado casi el punto de espesor que queremos


    5

    Comprobamos el punto de sal de la salsa y pasamos las almejas a la cazuela. Meneamos con las asas de la cazuela y cocinamos todo junto un par de minutos más para se aúnen los sabores.


    6

    Servimos las almejas en caliente, acompañadas de su salsa.

    1 COMENTARIO

    ¿Me dejas un comentario?